×
Terrazas de Belgrano Cabañas

El Valle de Calamuchita, rodeado de sierras, a una altura entre 720-800 msnm, se encuentra a los pies de los cerros: De la Virgen, Pico Alemán y Cerro Mirador al Este, que pertenecen a un sector de la cadena montañosa Sierras Chicas y al Oeste se ubican las Sierras Grandes.
La región fue habitada por los Comechingones, los cuales fueron sometidos y reducidos por la conquista española del siglo XVI y XVII. Durante el siglo XVIII hubo una importante presencia de los jesuitas.

Esta zona se caracteriza por albergar grandes lagos como el dique Los Molinos, el Embalse Río Tercero, el Dique Piedras Moras, la Segunda Usina y el Embalse Cerro Pelado, en los cuales es posible practicar deportes acuáticos. Uno de los embalses más destacados de la región es el Embalse de Río Tercero, en donde se conjuga la belleza natural con los avances tecnológicos de las centrales hidroeléctricas y nucleares, ambas generadoras de energía para todo el territorio nacional.

La región alberga maravillosos escenarios naturales, diversos e imponentes, que ofrecen experiencias únicas.
Las sierras cordobesas son el escenario ideal para la aventura. Podemos sentir en Córdoba la naturaleza en toda su plenitud. Vivir de estas experiencias constituye una excelente forma de disfrutar del tiempo libre y de conocer Córdoba, respetando los ecosistemas comprometiéndonos con el entorno.

La presencia del Cerro Champaquí, de 2789 metros de altura sobre el nivel del mar, incorpora una belleza inigualable al paisaje. Este cerro es el más alto de la Provincia de Córdoba y se ha transformado en uno de los referentes nacionales del turismo aventura, ya que resulta un escenario ideal para la práctica de trekking, cabalgatas, travesías 4×4, rappel y escalada en roca. El ascenso es una experiencia única, tocar el cielo con las manos.

En las proximidades de su cima se ubica una pequeña laguna que ha dado origen al nombre del Cerro, que significa en lengua del indígena (comechingón): ‘Agua en la cabeza’, es decir, ‘Agua en la cumbre’.

Es un destino privilegiado para el turismo cultural por su riqueza de patrimonio histórico y monumental.

El Camino de las Estancias Jesuíticas constituye un itinerario turístico cultural que permite descubrir y conocer los valores patrimoniales y la importancia mundial de estos lugares históricos. Reúne los testimonios de la presencia y la acción de jesuitas en esta región en el lapso comprendido entre 1599, año de la llegada de la Orden a Córdoba, y 1767, cuando se produce su expulsión. Ha sido declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Se pueden visitar asimismo reservas naturales con pinturas rupestres que son testimonio de tres culturas principales antes de la llegada de los españoles: Ayampitín, Sanavirones y Comechingones.